Estudiantes, activistas, ecologistas y defensores del ambiente se sumaron a la huelga mundial por el clima el pasado 15 de marzo en más de 100 países, para exigirle a gobiernos y empresarios que dejen atrás las excusas y den un paso adelante para empezar de una vez por todas un cambio en el modelo económico que beneficie al planeta.

Medellín se unió a esta movilización global de la mano del movimiento ecologista Rexistencia contra la Extinción quienes realizaron un concurrido plantón que contó con diversas expresiones creativas y musicales, además de un micrófono abierto que permitió al público asistente ser el protagonista de la jornada.

En palabras del joven activista antioqueño Juan David Giraldo Mendoza, la principal lucha que se realiza en Colombia para mitigar el cambio climático es contra la deforestación del Amazonas debido a que es el principal generador de gases de efecto invernadero. El activista destaca también los alarmantes niveles de polución que padece en estos momentos la ciudad de Medellín, calificándolos como una crisis ambiental severa.

“Mi llamado es a que los jóvenes no le tengan miedo a la huelga por el clima, más bien se le debe tener miedo al cambio climático, debemos ser valientes y tomar conciencia para poder luchar contra la indiferencia y finalmente nos unamos a esta huelga, haciendo el paro escolar de todos los viernes”, aseguró Juan David.

El activista se sumó a la lucha ambiental a través de la lectura del libro La Sexta Extinción y la visualización de un video de Greta Thunberg. Actualmente hace la huelga todos los viernes frente a la sede de la Gobernación de Antioquia.

El consenso científico asegura que a la humanidad le restan solo 12 años para corregir el rumbo del sistema y frenar un cambio climático aun más severo, se requiere de un plan que logre reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45% durante la próxima década y alcanzar las cero emisiones en el 2050. Los niveles de consumo son tan altos que los recursos extraídos de la Tierra alcanzaron las 90 mil millones de toneladas métricas el pasado año y menos del 10% de los residuos derivados de ese consumo voraz fueron reciclados.

Literalmente estamos matando al planeta.

Fotos: Fernando Ochoa / +Verde Periódico Ecológico

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here